ENCOMIENDA, ACTÚA Y ESPERA QUE EL ACTÚE


Encomienda al Señor tu camino;    confía en él, y él actuará. Salmo 37:5

Cada uno de nosotros nos enfrentamos diariamente a situaciones que nos demandan decisiones, debemos optar hacer o no hacer, debemos tomar posición. Estas decisiones que debemos tomar si o si requieren de nosotros sabiduría.

En este día meditaremos sobre la clave para enfrentar tu día sabiamente. El salmista nos menciona esa clave, nos da la estrategia para vivir el día en Victoria. Son tres elementos a tener en cuenta.

1.       Encomienda al Señor tu camino: “encomendar es pedirle a alguien que se encargue de algo”, en este caso es encargarle a Dios tu camino. Esto debe ser una práctica diaria, en cada situación, cada decisión, cada momento que estés viviendo, debes encargar a Dios ese camino. ¿Porque debemos hacerlo? Simplemente porque en Dios está toda la guía para llegar a la Victoria. En la vida nos enfrentaremos a caminos buenos y caminos malos. Los caminos malos, no tendríamos que dudar en no acercarnos o transitar por ellos, sencillamente porque siempre el final de estos caminos es malo, es decir: camino malo, final malo. Pero la importancia de encomendar tu camino a Dios es porque “hay caminos que al hombre le parecen buenos, pero su fin es la muerte”. Por lo tanto no confíes en tu criterio, solo encomienda a Dios tu camino, Él lo hará de tu camino, un camino bueno.

2.       Confía en Él: Lo más difícil de esto es que al confiar en Dios, debemos esperar en Él. Entregar a Dios tu camino y ahora depositar confianza en el que sabe lo que te está pasando. En el que comprende lo difícil que se te hace, el que ha visto tu preocupación y tu esfuerzo. Lo más difícil es confiar, pues es dejarle el control de la situación a Dios, pero es lo más sabio que harás en este día. Confía en Él.

3.       El actuará: Como resultado de encomendar y confiar en Dios, se manifiesta el poder del más Grande, del Poderoso, del que se ha puesto a nuestro favor. Si nos dice que le entreguemos nuestros caminos, si nos pide confianza, que estemos tranquilos, es porque él quiere tomar el control y actuar.

No sé bien el camino por el cual estás caminando hoy, puede que estés caminando frustrado por la vida, o quizá estás en el camino de la preocupación o de la enfermedad o la tristeza. Sea cual fuera, la clave está en entregar ese camino a Dios, encomendárselo a él, confiar y esperar que Él haga, que el intervenga, que él guíe. No hay otra mejor decisión, es eso lo que debes hacer hoy.

Anímate a hablar con Dios en este momento, repite esta oración: “Señor, quiero en este día encomendar el camino por el cual estoy andando, necesito que guíes mi camino, me conduzcas por esa senda que me llevará a la Victoria. Señor, confío en ti, esperaré que tu actúes y se desate esa bendición que estoy esperando.

Dios te bendice
Pastor Jorge
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Bendecidos para bendecir

Estimado lector, todo el contenido de este blog es público y puedes utilizarlo siempre y cuando nombres la fuente.
Coloca un enlace a la entrada original

Muchas Gracias

Amigos