QUE TU BOCA DECLARE BENDICION

"La muerte y la vida están en poder de la lengua. Y el que la ama comerá de sus frutos".

Proverbios 18:21

La Palabra de Dios nos enseña acerca del poder de las palabras, ellas tienen una tremenda fuerza sobre nuestras vidas. Hemos aprendido del poder de ellas, las palabras que declaras te proyectan y te conducen hacia una bendición o ellas te atan a una declaración contraria y te llevan lejos de la bendición que Dios tiene preparada para ti. Con lo dicho, tus dichos y declaración deberían contener palabras que te encaminen hacia esa bendición que estas esperando que venga a ti y que les llega a todos los hijos de Dios.

Con algunos ejemplos tratare de que entendamos este principio del poder de las palabras:

Cuando Moisés envió a los doce espías a ver la tierra que Dios les había dado como heredad[1], estos doce espías vieron la misma tierra, cada uno de ellos vio lo mismo, sus ojos contemplaron las mismas imágenes, las mismas situaciones, todos ellos estuvieron en el mismo lugar. Miraron la bondad de aquella tierra, los montes, los valles, los frutos de la tierra, todo, absolutamente todo.

Ahora fíjate bien este detalle, que aún mirando lo mismo los doce, hubo dos posiciones diametralmente opuestas.

Diez de ellos, solo vieron los obstáculos y declararon que era imposible entrar a semejante tierra, rescataron que la tierra era grande y buena, pero declararon con sus palabras que era imposible entrar a causa del tamaño de sus habitantes, es más, la manera de mirar la tierra les hacia hasta “saber según su parecer” como les veían a ellos los habitantes de la tierra que Dios les había prometido a ellos, ellos pensaban que los habitantes de la tierra les veían a ellos como langostas. Así es cuando veas solamente los peros o pones la atención solamente en los obstáculos, tienes asegurada antes de empezar la derrota.

Dos de ellos, Josué y Caleb vieron la misma tierra, el mismo fruto, los mismos habitantes, esos habitantes seguían siendo los hijos de Anac (esto quiere decir que eran gigantes), las murallas seguían siendo fortificadas y todo lo mismo que los diez habían visto, pero en ellos la diferencia estaba en la declaración. Ellos dijeron “si podremos” porque Dios está con nosotros y los comeremos como a pan.

En el mundo están estos dos grupos de personas, quienes están soltando sus declaraciones a su alrededor y tratando de influir a quienes están a su alrededor, cada uno de nosotros debemos definir en qué grupo estamos y recibir la consecuencia de las palabras que estas declarando.

Ahora veamos cual fue la consecuencia de las declaraciones de estos dos grupos.

Los que dijeron que era imposible entrar a la Tierra que Dios había prometido a su pueblo, esos que vieron la Tierra de la Promesa y pusieron la atención en los obstáculos y declararon era IMPOSIBLE!, ellos no entraron, para ellos fue imposible, para ese grupo los obstáculos fueron demasiado y se quedaron afuera de la tierra, la vieron de lejos y no la poseyeron.

Los que se atrevieron a creer y declarar que si bien el enemigo era gigante, los muros eran altos y todos los otros problemas eran ciertos, Dios estaba de parte de ellos y les daría la Victoria. Los que creyeron que su Dios era más grande que sus problemas. Ellos, los que declararon que era POSIBLE!, esos mismo entraron en la Tierra que Dios les había Prometido.

Pero en esta historia, encontramos otro grupo que fue influido por uno de los grupos anteriores, este es el pueblo de Dios que recibió influencia del grupo que declaro que era Imposible entrar. Y fíjate que es lo que ocurrió. La Palabra de Dios que por la declaración de que era imposible entrar, el pueblo lloró toda la noche, luego de esto todos declararon que era imposible entrar. Cual fue el resultado de su declaración?, el pueblo entero no pudo entrar en la Tierra que Dios había prometido a su pueblo.

En este día, la decisión es tuya, tu puedes declarar bendición y obtener la Promesa que Dios tiene para ti en este día, no hay porque esperar a que la situación sea propicia, mejor haz que con tu declaración que la Victoria sea una realidad en tu vida.

Vamos anímate a declarar palabras de Bendición, palabras de Victoria, palabras de Salud, palabras que conduzcan a la vida y entonces verás cómo este principio de Dios se activa en tu vida.

No pierdas tiempo, hazlo ahora, ponle forma a esta declaración, di en este mismo momento: “Señor, hoy declaro con mis labios que ya tengo la Victoria, confieso con mi boca que tu promesa es firme y tu palabra eficaz en mi vida. Hoy me propongo a vivir un tiempo diferente, un tiempo donde mis palabras serás gratas a tus oídos y activarán mi Fe y veré, con mis ojos físicos, lo que mis ojos espirituales han aprendido a ver”


Dios te bendice, te protege, te provee, te sana, te fortalece, te anima y te proyecta a un nivel de vida de Fe.

Dios te bendice

Pastor Jorge



[1] Números 13

2 Deja tu comentario o saludo:

Anónimo dijo...

amennnnnnnnnnnnnnnnnnnn

Noemi dijo...

hermosa reflexión, reciban muchísimas bendiciones.
mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Bendecidos para bendecir

Estimado lector, todo el contenido de este blog es público y puedes utilizarlo siempre y cuando nombres la fuente.
Coloca un enlace a la entrada original

Muchas Gracias

Amigos